Las zamoranas finalizaron el encuentro doblando en puntos al Extremadura Miralvalle en un encuentro que finalizó por 88 a 44

La jornada 29 arrancaba con buenas sensaciones para el Recoletas Zamora que comenzaba marcando desde el primer minuto distancias con el Hierros Díaz Extremadura Miralvalle. Tras un sentido homenaje en recuerdo al joven leonés Nico Holguín –fallecido el pasado martes tras desvanecerse en un partido y permanecen una semana ingresado en estado grave-, el partido arrancó con un primer cuarto que reveló el poderío de las zamoranas en su pista, visiblemente confiadas y que les permitió cosechar una ventaja de 14 puntos para finalizar con 23-9 en el electrónico, lo que prometía un encuentro a favor del equipo local.

Una jornada más las zamoranas se vieron arropadas por el calor de su afición mientras los seguidores tuvieron que vérselas una vez más con los problemas de la plataforma de canalfeb.tv que, tras impedir seguir el anterior encuentro del Recoletas Zamora ante el Basket Paterna, los condenó esta vez a seguir el encuentro sin una correcta conexión de audio que impedía no sólo no seguir la narración de los comentadores el partido, sino además sin el sonido ambiente de las chicas zamoranas luchando por imponerse en casa.

Pese a que el encuentro suponía un mero trámite para las zamoranas ya a sabiendas de su posición en la clasificación para el play off de ascenso, el equipo naranja no cedió un milímetro y trató de mantener su mejor versión aprovechando la ventaja que da el jugar como locales. La penúltima jornada de la Liga Regular discurrió con unas zamoranas muy acertadas tanto en ataque como en los tiros al aro y que apenas dejaban hueco a las extremeñas que comenzaron a subir en el marcador ya bien entrada la segunda parte.

Un triple de Clara Che volvió a despertar a las zamoranas cuando el Extremadura Miralvalle amenazaba con recortar la ventaja de diez puntos gracias a un acertadísimo triple que devolvió el brillo al equipo. El segundo cuarto permitió a las visitantes entrar más en el juego con acciones en las que trataban de acercarse en el marcador pero que las zamoranas rápidamente volvían a corregir.

Sin excesivas florituras, las zamoranas se encontraban seguras con una ventaja ampliada de 21 puntos a falta de casi tres minutos para finalizar el segundo cuarto. El marcador del Recoletas Zamora alcanzaba los 40 puntos, momento en el que se solicitó tiempo muerto. A mitad del partido, el Recoletas Zamarat había logrado 44 puntos por los 24 del Extremadura Milarvalle.

El saludo entre las jugadoras zamoranas previo al arranque de la segunda mitad reveló el buen estado de ánimo de unas zamoranas que apuntaban más alto de las exigencias del encuentro. Ya con el sonido habilitado pasada la mitad del tercer cuarto, las jugadoras del Recoletas continuaban acertadas en el aro sobrepasando los 50 puntos frente a unas extremeñas que apenas anotaron un tiro en los nueve primeros minutos. Y que apenas sumaron tres más hasta finalizar el partido frente a unas zamoranas que lograron rebasar los 60 imponiendo una ventaja de 31 puntos.

Con esa prácticamente insalvable distancia, el Recoletas no perdió comba y trató de mantener el ritmo ante los escasos pero celebrados ataques por parte de las jugadoras extremeñas. El tercer tiempo finalizaba con un más que merecido 65-34.

Sin sorpresas, el último cuarto encumbró a las zamoranas a lo más alto en unos minutos en los que lograron rematar el trabajado encuentro, muy por encima de las exigencias marcadas en un partido en el que ya no se jugaban nada pero que ha dejado una sonrisa entre los aficionados del Recoletas. Sorpresas sí hubo para quien deseó seguir la retransmisión del partido a través del canalfeb.tv que se encontró una vez más con problemas de audio a los que se sumó la imagen por unos segundo que tan sólo permitía ver avanzar el marcador. Unos errores que no impidieron a la afición disfrutar de los últimos tiros libres de Clara Che que vieron el aro y que remataban el encuentro con un merecido 88-44.