Siete derrotas consecutivas después, el Zamarat ha conseguido salir del descenso gracias a la victoria contra el Mann Filter Zaragoza. En esta jornada, declarada por el club como ‘Día Naranja’, ha brillado por encima del resto la debutante Vionoise Pierre-Louise, que se ha presentado en el Ángel Nieto de la mejor manera posible, como MVP del partido. Un doble-doble de 23 puntos y 12 rebotes avala a la haitiana.

El ritmo del partido no podía ser más trepidante al inicio del encuentro. Ambos conjuntos anotaban canastas rápidas y los pocos fallos que cometían eran castigados duramente por el rival. Pese a que el Zamarat conseguía mantener una mínima ventaja, no conseguía escaparse en el marcador, lo que comenzaba a pesar en las mentes de las naranjas. Aparecían tiros fuera de tiempo, balones que se iban fuera inexplicablemente, pero las naranjas conseguían seguir arriba en el partido.

La tónica del segundo cuarto era igual a la del primero. Si el Zamarat anotaba, Zaragoza le imitaba. Si fallaba, lo hacían las aragonesas. Parecía jugar contra un espejo, algo que no se correspondía con lo que se veía en los banquillos. Mientras Fabián Téllez, entrenador de las mañas, explotaba con cada jugada, Fran García mantenía la calma. No obstante, el estado de ánimo del técnico local no se trasladaba al campo. Los nervios se apoderaban de ambos conjuntos, y los fallos comenzaban a crecer, llevándose El Quesos el Pastor la peor parte: un punto abajo se iba al descanso.

Los fantasmas del descenso no parecían haber aparecido por las mentes de las naranjas en el vestuario, puesto que en la reanudación, los puntos comenzaban a llegar de tres en tres. Laura Quevedo y Stanacev anotaban desde el perímetro, mientras que Pierre-Louis sacaba un 2+1 en el poste bajo. En apenas tres minutos, el Zamarat se había escapado de nueve puntos.

El miedo se personaría en el Ángel Nieto en el último periodo del encuentro. Mientras que al Quesos el Pastor parecía costarle crear ocasiones, el Mann Filter Zaragoza encestaba a placer. La tensión se hacía más grande, y las decisiones arbitrales comenzaban a subir la temperatura del pabellón. Cuando las de Fran García conservaban una ventaja apenas de cuatro puntos, Pierre-Louis se vestía de heroína para poner a las locales seis arriba, con lo que las jugadoras podían respirar. Con el Zamarat fuera del descenso, por ahora la Liga Día está más cerca de tener el año que viene entre sus equipos una pincelada naranja.